miércoles, 27 de agosto de 2008

¡Una buena noticia!

Ante tanta intolerancia religiosa presente en nuestra sociedad me entero de una buena noticia en contra de la barbarie de militantes ultracatólicos que habían destruido obras de arte del artista plástico León Ferrari en una muestra expuesta en el Centro Cultural Recoleta en el año 2004.
Los personajes, adoradores de Bergoglio, deberán pagar $ 100.000 pesos a la Comunidad Homosexual Argentina y realizar trabajos comunitarios durante más de 2 años.

La decisión de "donar" el dinero a la CHA, corrió por cuenta de don León, porque "la CHA es una institución que va en contra de lo que piensa esta gente, en todas sus formas; y por la CHA en sí, que representa libertad sexual, y de opinión, por supuesto”.

Además responsabiliza al enviado de Dios en Argentina, Bergoglio, por todo lo que ocurrió durante esa exposición "el cardenal Bergoglio es en parte el principal responsable por incitación, porque dijo que yo era un blasfemo, mandó cartas criticando mi obra. Y como los chicos son tan religiosos"...

Vea mi amigo León, al leer sus reflexiones pensé que yo mismo hablaba y veo que no estoy solo en mi cruzada... no dejemos de ser quienes somos, si nuestra extraña condición nos ha hecho ponernos en contra de los fundamentalismos religiosos, agrupémonos para ayudarnos amistosamente a soportar la adversidad.