jueves, 24 de enero de 2008

Periodismo y Religión


Después de haber leído la nota que El Litoral sacó en su portada el domingo 20, "Manifestación en apoyo al Papa" me quedé reflexionando en esto de los intereses de los medios informativos y el país... ¡qué linda y objetiva fuente de información tenemos los santafesinos desde hace más de 70 años! Sus editores deben estar orgullosos de las opiniones de sus periodistas; la familia Caputto toda; de Rogelio Alaniz (¿periodista?) antiperonista declarado; y la familia Vittori, con don Néstor a la cabeza, representando al consejo de Administración y a la "democrática" Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe (Carsfe).
Digo esto porque solamente a enfermos defensores de este Papa fascista y por encargo de sus patrones de la iglesia católica, se les ocurriría sacar, con tanta alegría, esta noticia en primera plana de un diario.
Los hechos fueron estos: don Joseph Ratzinger tuvo que suspender su visita a la Universidad de La Sapienza de Roma debido al rechazo de un grupo de profesores y estudiantes que califican a Ratzinger de “oscurantista” por antiguas declaraciones suyas, justificando la condena eclesiástica a Galileo Galilei en 1632. Esta noticia, el pasquín santafesino, la informó en un pequeño espacio dentro de una perdida página interior.
Debo decir que los profesores de la universidad romana defienden la ciencia y el laicismo, definiciones que, a los santafesinos, cada vez se nos alejan más, y que todo estado democrático debe proclamar sin objeciones de ningún tipo. El Litoral es un claro ejemplo de periodismo "comprado" por dos de los poderes más conservadores y reaccionarios de nuestra sociedad, la iglesia y la oligarquía.
Me permito tomar escritos del señor Verbitski (a ver si los seudoperiodistas santafesinos aprende algo de periodismo) "Que la última monarquía absoluta del mundo enseñe cómo debe ser la democracia, que una institución que todos los años organiza una colecta para repartir limosnas entre los pobres fustigue las dádivas y el clientelismo y que un club de sexagenarios célibes dictamine sobre la vida marital y sexual de los jóvenes es para hacer donaire".
Amén